Licencia-software

En relación al post anterior, analizamos la primera causa de extinción y sus efectos derivados.

El desistimiento del proyecto informático efectuado por parte de la empresa cliente, en ejercicio de la facultad prevista en el artículo 1594 CC.

El Cliente podrá desistir de la realización del proyecto informático, una vez empezado el mismo, sin tener que alegar causa o motivo algunos concretos para ello. No obstante, deberá indemnizar a la empresa  desolladora del programa de todos los “gastos”, “trabajos” y “utilidad” que pudieran obtener de ella”.

¿Qué entendemos por gastos?Tal como se desprende de reiteradas sentencias del Tribunal Supremo, los gastos comprenderán todo el dinero empleado por la empresa de software en adquirir cualesquier material o dispositivos (hardware, software) destinados específicamente a la elaboración del programa informático encargado. Se incluirían en este concepto también los servicios de técnicos externos a la empresa que hayan tenido que ser contratados expresamente para el proyecto por razón de la complejidad o envergadura del mismo así como la contratación de licencias para el uso de herramientas de diseño y desarrollo de software específicas para ese proyecto.

¿Qué entendemos por trabajos?Tal como se desprende de reiteradas sentencias del Tribunal Supremo, los trabajos equivaldrían al valor de la parte del programa informático que ha sido ya elaborada hasta el momento de desistimiento. Se concretarían en el número de horas invertidas por el personal de la empresa informática multiplicado por las tarifas honorarios/hora fijados por la empresa informática del valor de la parte del programa ya realizado se deducirán los defectos o falta de conformidad con los requerimientos y especificaciones que se detecten siempre y cuando dichos defectos sean imputables a la empresa informática.

¿Qué entendemos por el concepto utilidad?En la interpretación de este precepto hay ciertas discrepancias. Es decir, si debe entenderse por tal el beneficio neto que espera obtener la empresa de software por la realización y entrega al cliente del programa completo o bien solamente de la parte proporcional del mismo corresponde a las fases elaboradas hasta el momento en que tiene lugar el desistimiento del cliente. La jurisprudencia ha optado claramente por la primera opción (STS de 10 de marzo de 1979, 15 de diciembre de 1981 y STS de 20 de mayo de 1998), por lo que la empresa cliente deberá pagar a la empresa de software el lucro cesante o beneficio neto total del programa: es decir, el resultado de restar al precio total pactado por las partes todos los gastos provocados a la empresa informática y los salarios de su personal. Sin embargo, en muchas resoluciones sobre contratos de obra en general y, a falta de disponer de un punto de referencia, el Tribunal Supremo ha obtenido el lucro cesante aplicado el 15% sobre el precio total pactado.

A pesar de haber previsto el artículo 1594 CC el pago de esos tres conceptos, existe un concepto no recogido, el denominado “coste de oportunidad”.

¿Qué entendemos por coste de oportunidad?  Esto es, aquellos proyectos informáticos a los que la empresa de software ha tenido que renunciar antes y, sobre todo, durante el desarrollo del proyecto para poder dedicarse a él.

No obstante todo lo anterior, para evitar problemas, se recomienda establecer en el contrato una referencia a los casos de desistimiento unilateral del cliente, detallando todos los conceptos indemnizatorios que está obligado a satisfacer, en especial, la utilidad o lucro cesante de la empresa informática.

Proponemos la siguiente cláusula como modelo:

En caso de que, una vez iniciado el desarrollo del programa, la empresa cliente desista del mismo, deberá abonar a la empresa informática todos los gastos, trabajos y utilidades devengados hasta el momento en que haya sido recibida la notificación de desistimiento.

Se entienden por gastos todos aquellos elementos adquiridos específicamente para el proyecto (esto es, hardware, software y otros elementos necesarios así como , en su caso, las tareas concretas de desarrollo encomendadas a terceros.

Se entienden por trabajos el número de horas empleado por el personal de la empresa informática multiplicado por la tarifa X euros/hora actualmente vigente ( o la vigente en ese momento).

Se entenderá por utilidad la cantidad que resulte de aplicar al precio final el programa pactado en este contrato el:

10% Si el desistimiento tiene lugar transcurridos 1 mes tras la firma del contrato.

15% Si el desistimiento tiene lugar transcurridos 3 meses.

X% Si el desistimiento tiene lugar transcurridos X meses.

¿Qué te parece?

 

Anuncios