delegationEs cada vez más común que por motivos de distancia los socios inversores no puedan asistir a la Junta General de Socios donde se toman las decisiones que van a marcar el rumbo de la compañía. es por eso que debemos saber que os socios se pueden hacer representar en la junta:

a) Con carácter general: por otro socio, su cónyuge, ascendientes  y descendientes, sin limitación de grado o por cualquier persona (socio o no) que ostente poder general conferido en documento público con facultades para administrar todo el patrimonio que el representado tuviere en territorio nacional.

En cualquiera de los casos anteriores, los estatutos no pueden impedir la representación ni limitarla, exigiendo, por ejemplo, la condición de socio por parte del cónyuge, ascendiente o descendiente o apoderado general. Tampoco pueden imponer que no sean socios, ni imponerles condiciones adicionales.

b) Por cualesquiera otras personas, siempre que los estatutos así lo autoricen, los cuales, pueden fijar los requisitos y condiciones que han de reunir los representantes.

La representación es siempre susceptible de revocación. En principio, la asistencia personal a la junta del socio representado implica la revocación de su representación.

Ello no obstante, los estatutos sociales pueden prever que la asistencia personal del socio representado en la junta no determine la revocación de la total representación conferida.

 ¿Y cómo tiene que manifestarse esa representación? ¿Puede ser verbal? 

La representación ha de conferirse siempre por escrito  y si consta en documento privado debe ser especial para cada junta o si consta en documento público puede ser para cualquier junta.

No se exige una forma determinada, pero los estatutos pueden establecer una forma especial: pública, carta certificada, etc., siempre que con ello no se haga inviable prácticamente la representación.

Si la representación se otorga en documento privado de poder en el mismo debe constar:

a) La identificación y la firma del poderdante, sin que sea necesaria su legitimación, salvo previsión estatutaria.

b) Los datos identificativos del apoderado.

c) La identificación de la junta concreta, mediante la indicación de su fecha de celebración o mediante referencia a la convocatoria, siendo más dudoso la necesaria constancia del orden del día fijado para la reunión.

d) La fecha en la que se confiere el poder, que ha de ser cualquiera anterior a la de la junta o la misma.

Salvo que se limite la representación, el poder comprende la asistencia y las facultades inherentes al derecho pleno de asistencia (voz, manifestación, reserva, propuesta) y al derecho de voto, así como la firma del acta o la oposición en la misma a un determinado acuerdo.

No parece, sin embargo, que el representante se halle facultado para impugnar los acuerdos, por tratarse de una representación procesal. Es por eso que hay que tener en cuenta lo siguiente:

1) El poder general para administrar todos los bienes del representado resulta bastante para asistir a las juntas generales de la SRL, aunque la asistencia a las mismas no figure expresamente entre las facultades conferidas (DGRN Resol 10-5-94).

2) El documento de representación no ha de contener necesariamente instrucciones. No obstante, el representante debe seguir las instrucciones que le hayan sido impartidas de forma verbal o por escrito, siendo responsable de los daños ocasionados al representado como consecuencia de su inobservancia (nº 585).

3) En el caso de representación familiar se ha considerado válido el apoderamiento verbal (TS 31-5-99, EDJ 11616).

4) La falta de apoderamiento escrito no puede ser objeto de subsanación con posterioridad a la reunión de la junta. No obstante, en sociedades de dimensión reducida y con pocos socios se entiende que, habiéndose reconocido la representación en una junta, no puede negarse esa misma representación en juntas posteriores (TS 5-7-86, EDJ 4719).

*Este texto ha sido basado en el Memento de Sociedades Mercantil de Ed. del Grupo Francis Lefrebve

Anuncios