Enlarged perspectives

Después de una semana llena de eventos y mucho trabajo vuelvo a la carga con unos post cargados de contenido y calidad sobre la figura del CAPITAL RIESGO en España, estos días he leído un libro muy interesante sobre este tema de Antonio Serrano Acitores y quiero compartir con vosotros las ideas clave que he podido sacar en clave.

 

Analizaré su concepto más básico, detallaremos sus característica, estudiaremos sus orígenes y su evolución, observaremos las diferencias entre fondos de capital riesgo y sociedades de inversión, en definitiva repasaremos todo lo que una emprendedor o inversor business angel debe saber sobre el capital riesgo.
Por eso empezamos desde lo más sencillo ¿qué es son las entidades de capital riesgo?

El capital riesgo puede definirse, con carácter general, como una actividad financiera consistente en proporcionar recursos a medio y largo plazo, pero sin vocación de permanencia ilimitada, a empresas que tienen dificultad para acceder a otras fuentes de financiación, como el mercado o el crédito bancario.

Por tanto, nos encontramos ante un actividad financiera que se concentra en (i) inversiones temporales en empresas de pequeña o mediana dimensión con el fin de potenciarlas y proceder posteriormente a sus desinversión, a medio o largo plazo, con el objetivo de materializar la plusvalía que, en su caso, hubiera podido generarse; y (ii) la concesión de préstamos participativos y otras formas de financiación y la prestación de servicios de asesoramiento relacionados con la actividad propia de las entidades de capital riesgo.

En definitiva, el capital riesgo se configura como una fuente de financiación ventajosa respecto a la financiación bancaria, puesta que las entidades de capital riesgo están dispuestas, entre otras cosas, a participar financieramente en la empresa, mejorando su imagen y permitiendo la obtención de financiación adicional mediante endeudamiento.

Más allá de las definiciones legales del capital riesgo, este también puede ser entendido como una modalidad de inversión que se caracteriza por la existencia de un inversor profesional, quien además de invertir recursos económicos aporta conocimientos y contactos e invierte en compañías con un elevado potencial de crecimiento a través de la compra de participaciones societarias ( normalmente minoritarias) con la expectativa de obtener a corto o medio plazo plusvalías que en gran parte resultarán de la venta de dicha participación o de los dividendos percibidos.

Así, el capital riesgo tiene especial relevancia en dos momentos de la historia de una empresa: en el inicio, es decir, en el momento de poner en práctica la idea de negocio, y en la etapa de madurez, para reestructurar o expandir la idea inicial de negocio.

A modo de resumen, estas son las características del capital riesgo como actividad financiera:

a)      Proporciona a las empresas recursos a medio-largo plazo a través de su participación en los fondos propios de las mismas, así como de la concesión de préstamos participativos y obtención de otras formas de financiación

b)      Tiene una vocación de permanencia limitada en el tiempo.

c)       Se centra principalmente en empresas no financieras y no cotizadas (si bien en los últimos tiempos muchas de las sociedad objetivo de esta actividad han sido sociedades cotizadas que luego han sido excluidas de cotización)

d)      Financia principalmente etapas de arranque, expansión o reestructuración.

e)      Se busca crear valor en la compañías que invierte.

Ya por último valorar que en efecto, capital riesgo en una traducción desafortunada del término anglosajón venture capital. Digo desafortunadamente porque solo recoge el aspecto negativo del “riesgo” y no refleja la vertiente positiva de compartir la “aventura” del negocio .

No obstante pare ser puristas debemos diferenciar entre venture capital, relativo a las inversión en las etapas iniciales de una actividad empresarial y proyectos de expansión, y operaciones de inversión en sociedad con un mayor grado de madurez (buyouts).  De esta manera, el término anglosajón que mejor reflejaría la realidad económica subyacente a las actividades del capital riesgo sería el private equity, término que englobaría tanto a las operaciones de venture capital como a los buyoust. Y conviene advertir que el término private equity como acepción identificadora de la industria del capital riesgo en su conjunto solo se emplea en Europa, utilizándose en Estados Unidos como sinónimo de las operaciones de buyout.

 

Anuncios