Pizarra

Estos meses atrás he recibido bastantes correos de compañeros licenciados en derecho que después de leer el blog, me preguntan  ¿Qué debo hacer al acabar la carrera? o ¿es normal que ya tan jóven esté tan aburrido de mi despacho, hago trabajo mecánico día tras día, salgo muy tarde, pero me da la sensación que estoy consumiendo mis días sin sentido, es eso la profesión del abogado? Y por otro lado, muchos emprendedores acusan al sector jurídico de ser un ser un sector algo “casposo” (perdón por la expresión pero es la creo que mejor lo define), un sector donde los abogados se esconden detrás de grandes mesas de roble y las paredes están llenas de diplomas y orlas. Por eso, es frecuente leer con facilidad comentarios en cualquier blog de emprendedores donde los propios emprendedores manifiestan la necesidad de encontrar abogados que sepan ponerse en su piel, que les entienda, que en definitiva les hablen claro y que busquen el mejor bien de su cliente que no el de su bolsillo.

¿No hay aquí una necesidad clara sin cubrir? En España hay mucho talento, muchísimo talento y debemos apoyarnos los unos con los otros, apostar por el talento de la pasión de hacer las cosas más bien, no vale pensar que la experiencia siempre te solucionará el problema. Apostar por la gente que quiere luchar, siempre sale bien; si no saben hacer una cosa lucharán por aprenderla, investigarán, preguntarán,se mojarán porque les mueve la actitud de hacer las cosas bien, con perfección, con pasión, en definitiva con talento.  No les va la cultura del pelotazo, de la recompensa fácil.

Es por eso cuando tuve la oportunidad de escuchar a la compañera Claudia hablando sobre el tema de emprender en el sector legal y ver los progresos que su despacho cada día poco a poco va haciendo por esta labor de acercar el mundo del derecho a los emprendedores-empresarios que necesitan un consejo lleno de calor y conocimiento, pero insisto, calor, proximidad, la abogacía debe ser un traje a medida para cliente, un llave(la solución) para una cerradura (el problema en concreto) que le abra las posibilidades de crecer, es por eso que  le pedí que por favor escribiera en un post su experiencia, sus reflexiones, su día a día.

Muchas gracias Claudia por compartir tu experiencia con nosotros, desde aquí darte animarte a seguir trabajando duro por lo que uno quiere, por ser capaz de luchar por sus sueños pase lo que pase, eres todo un ejemplo a seguir, valor y coraje es lo que definen.

 

“El progreso consiste en renovarse”.

Y con esta cita de Miguel Unamuno comienzan mis primeros “gateos” por el mundo bloguer. Desde luego Unamuno no se equivocaba con esta frase.

El mundo está cambiando, la crisis que nos ha tocado vivir ha provocado estragos en nuestra sociedad, pero también es cierto que ha motivado a muchas personas a reinventarse y buscar nuevas alternativas. Ellos son los emprendedores, la esperanza de nuestra economía.

Y lo cierto es que el número de emprendedores crece cada vez más, buscando el desarrollo de nuevos negocios como una posible salida de la crisis. Y es ahí donde entramos nosotros, los abogados.Jugamos un papel fundamental en este nuevo escenario, apoyando al emprendedor en su asesoramiento jurídico desde el inicio de su actividad. De esta forma el emprendedor se garantiza el correcto desarrollo de su andadura empresarial y en gran medida su éxito.La fiebre emprendedora junto al avance de internet abre un hueco en el sector legal, que desde mi punto de vista es bastante suculento. Y en el que tanto abogados “curtidos” como los que acabamos de “salir del cascaron” podemos pegar bocado.

Veo grandes oportunidades en este sector donde juegan un papel protagonista las nuevas tecnologías. Los despachos de abogados deben adaptar sus servicios a esta nueva realidad, combinando la experiencia de los abogados más veteranos con la visión de las nuevas generaciones. Una nueva generación que tiene ganas de aportar valor e innovación al sector legal.No cabe duda que las estructuras que hasta ahora conocemos están cambiando.A día de hoy el emprendimiento no sólo se aprecia en la creación de empresas, también está presente en la nueva forma de trabajar o mejorar sectores que ya existían.

Un claro ejemplo de esto, es el despacho en el actualmente colaboro. M Legal es una boutique de derecho empresarial, cuyo fundador, Antonio Estella, un joven abogado de tan sólo 32 años que movido por su espíritu emprendedor busca romper con los esquemas tradicionales de la abogacía. Es una firma consciente de la evolución que sufre nuestro sector y del papel fundamental que juegan los emprendedores en este escenario.Por la parte que nos toca creo que existen grandes oportunidades para nosotros. Puede que se deba a mi positivismo imbatible, pero soy de las que cree que esta nueva generación de abogacía tiene mucho que aportar y que en estas nuevas áreas jugamos un papel fundamental.

Somos la generación de las nuevas tecnologías, hemos nacido y crecido rodeados de todas ellas. Somos conscientes de cómo de rápido evolucionan las cosas. Por lo tanto, mi consejo especialízate en algo en el que puedas ser el mejor y marca la diferencia. Busca tu sito, no te conformes. Rompe con los esquemas. Sin duda alguna la persona que le apasione lo que hace y aporte valor desde ya, triunfará en este nuevo mundo.

Así que no te conformes, crea tu camino y lucha por lo que crees. Porque las oportunidades están ahí,  sólo hay que salir a buscarlas.

Os dejo este video, merece la pena verlo. Sed creativos, innovad, cambiad vuestras vidas y transformad vuestras empresas, porque el mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y correr el riesgo de vivir sus sueños.

 

 

 

Anuncios