img_ecomercio

Hace unos días leía en Expansión (21/02/2014) una noticia impactante para algunos, realidad para otros.

No os adelanto más, la noticia decía así:

“(…) La llamada abogacía TIC es actualmente la que mejores expectativas presenta para los profesionales del Derecho ante el auge de la economía digital y la mayor implantación de nuevas tecnologías en las empresas y en la vida cotidiana de las personas. Por ello, no sorprende que la demanda de juristas con un perfil más tecnológico vaya en aumento. Sin ir más lejos, en España hacen falta 5.000 abogados expertos en protección de datos con la nueva exigencia de que en cada empresa de más de 250 trabajadores –así como en los diferentes ámbitos de la Administración- haya un cargo DPO (Data Protection Officer), según asegura Rodolfo Tesone, presidente de la Asociación de Expertos Nacionales de la Abogacía TIC (Enatic).(…)” Podéis leer la noticia completa aquí

¿Sorprendido? Hace ya más de una década cuando en pleno inicio de la era de la tecnología en Internet, con las .com, muchos eran los profesional del propio sector de la abogacía que miraban de una forma especial por no decir “peyorativa” a todos aquellos “locos” compañeros abogados que avanzados a su tiempo ya nos empezaban a explicar la importancia de las seguridad jurídica en nuestro tráfico online, la protección de datos, la gestión documental de forma digital y la firma digital, etc.

Ahora años más tarde, podemos leer este artículo donde de una forma clara refleja que la llamada Abogacía TIC es actualmente la salida profesional que mejores expectativas presenta para los profesionales del Derecho, en España se necesitan 5.000 abogados expertos en esta materia. Cada días más observamos que las TIC esta cogiendo una  importancia que inunda toda nuestra vida profesional y personal ; recibimos documentación constantemente digital, firmamos contratos, compramos, vendemos, hacemos networking, etc ,nuestras comunicaciones son totalmente digitales, inclusivo en muchas ocasiones hemos creado una dependencia total.

Y qué decir de la importancia que tienen las TIC, en un Startup? TODA. La Startup tecnologícas, puede basarse únicamente en Internet y es por eso que contar con una experto en la materia es un excelente salvavidas que no podemos olvidar, igual que no empezaríamos un app sin un buen programador. Lo mismo digo a los inversores que nos leen, ellos bien saben lo importante que es contar con estos profesionales a la hora de realizar la Due Diligence, donde analizamos todos los riesgos uno por uno que puedan existir en esta área, ya que a veces la falta de información en esa área ha costado sanciones importantes que han incrementado el precio de la operación o han reducido los beneficios en el exit o deal.

Pero, ¿a qué se refiere con ABOGACÍA TIC? ¿Qué hacen? ¿Cómo podemos bajar del abstracto que es la palabra “nuevas tecnologías”?

Desde mi punto de vista, entiendo por Abogacía TIC se aplica a todo aquel profesional del derecho que se dedica al estudio y especialización del derecho informático. El derecho informático es un conjunto de nombras y principios, con no mucha tradición en el mundo jurídico (hay normas que no tienen más de 20 años)  que intentan regular los efectos jurídicos de la relación entre el Derecho y la Informática en todas sus modalidades y formas. Es por eso que también se le considera una rama del derecho especializada en función al sector de la esfera jurídica que toque (mercantil, civil, administrativo) que busca estudiar y dar solución a la aplicación indiscriminada de la informática en todos sus usos, aplicaciones y sus implicaciones en el día a día y en su relación entre ellas mismas y la sociedad.

Sus manifestaciones más claras y su aplicación se pueden encajonar en las siguientes áreas: como nos explican nuestros amigos de Audiens (Audens es un despacho de abogados de referencia en derecho tecnológico)

Área de comercio electrónico: la actividad económica en Internet se ve afectada por una legislación amplia y cambiante. Conocerla y aprovecharla es una de las claves del éxito en la Red. La presencia online de un sitio web corporativo, el desarrollo de portales, las redes sociales. son realidades cada vez más habituales que implican la necesidad de atender numerosas cuestiones jurídicas: legislación sobre Internet, contratación, consumidores y usuarios, venta a distancia,etc.

  • Derecho e Internet
    Asesoramiento jurídico en materia de prestación de “servicios de la sociedad de la información” y comercio electrónico. Adaptación a la LSSI-CE de todo tipo de páginas web.
  • Contratación electrónica
    Implantación de procedimientos legales para la venta a distancia, medios de pago y no repudio. Redacción de condiciones generales de contratación y revisión de clausulado web.
  • Consumidores y usuarios
    Análisis previo y defensa jurídica en materia de consumo, tanto frente a reclamaciones administrativas o arbitrales como en procedimientos judiciales.
  • Defensa ante expedientes sancionadores
    Asistencia jurídica en caso de apertura de expediente por parte de la Secretaria de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI) y otras administraciones.

Área de propiedad intelectual: Esta área se enfrenta a una amenaza sin precedentes, en forma de piratería electrónica. ¿Están los activos de su empresa protegidos? ¿Gozan su obra como autor, o sus derechos sobre la misma, de una adecuada cobertura legal?

El asesoramiento legal en materia de propiedad intelectual está orientado a prever conflictos, cubrir necesidades y planificar acciones para salvaguardar los activos empresariales y los derechos de autor. La cobertura total frente a los peligros que entrañan la nuevas tecnologías y las acciones delictivas respecto a software, fonogramas, fotografías, grabaciones audiovisuales…

Aplicaciones móvil, Derecho del software, Protección de derechos de autor:,Royalties y entidades de gestión y Registro de obras

Área de protección de datos: Conocer al cliente es básico, pero al mismo tiempo el tratamiento datos personales obliga a cumplir con una estricta legislación: la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, que afecta a las empresas en su globalidad.

Asesoramiento en implementar esta normativa en su organización, interiorizando el respeto a la privacidad en todos sus procesos, y logrando no sólo un cumplimiento satisfactorio, sino concebido a la medida de sus necesidades. Convertimos el cumplimiento de una obligación en una ventaja competitiva.

¿Seguiremos sin darnos cuenta de esta revolución ?

 

Anuncios