Derechos de www.pedromarcos.com
Derechos de http://www.pedromarcos.com

Desde los años 80 se ha discutido sobre la disciplina jurídica más idónea para proteger los programas de ordenador. Su afinidad conceptual con las obras científicas por un lado y su dificultad para poder encajar el concepto de programas de ordenador en las categorías del Derecho de patentes y la amplitud   del radio de acción protector del Derecho de la Propiedad intelectual aconsejaban que la protección jurídica del sofware se trata por el Derecho de Propiedad Intelectual.

Es por eso que la regulación básica de este precepto se encuentra recogida en los artículos 95 a 104 de Ley de Propiedad Intelectual.

De esta manera el artículo 96.1 LPI  define que por programa de ordenador se entenderá toda secuencia de instrucciones destinadas a ser utilizadas en un sistema informático para realizar una función o para obtener un resultado determinado (amplia la definición a la documentación preparatoria, la documentación técnica y los manuales de uso). Es te concepto jurídico de programa de ordenador engloba pues varios elementos: la documentación preparatoria, el código fuente, el programa objeto o código máquina y los manuales explicativos. La protección jurídica alcanza a todos ellos.

Pero ¿qué es cada uno de ellos?

La documentación preparatoria es un boceto de borrador del programa. Comprende esquemas y diagramas relativos a la estructuración y funciones del programa.

El código fuente  es el conjunto de órdenes y líneas de código necesarias para la ejecución de una concreta función o resultado.

El código máquina es el código fuente traducido a lenguaje máquina.

Manuales explicativos tiene la finalidad de explicar al usuario los pasos necesarios para ejecutar cada uno de las aplicaciones.

Y ¿qué se protege? Según el artículo 96.2 un programa de ordenador sólo es protegible en la medida en que sea original (en el sentido de ser una creación intelectual propia de su autor) . La originalidad de este tipo de obras no se mide en función de criterios estéticos sino que deriva de la forma del programa de ordenador más que del resultado pretendido. Pra valorar la originalidad se tendrán en cuenta los elementos que integran el programa: secuencia de comandos, líneas de código, organización, funciones…

También tenemos que tener en cuenta que la protección se extiende a las versiones sucesivas y a otros programa más derivados. No comprende, en cambio: los virus informáticos, los principios ni la ideas.

Y ¿qué derechos podemos explotar? El artículo 99 LPI nos enumera todos los derechos de explotación que de un mismo sofware podemos disfrutar que son principalmente los de reproducción, transformación y distribución pública. No olvidemos que la reproducción para uso personal es un acto de explotación, y que no se puede permitir el meso uso de un sofware si no se cuenta con el premiso previo del titular de los derechos. En consecuencia, el usuario ha de estar en todo caso autorizado por el titular del derecho directamente para poder hacer uso del sofware.

Ya por último lo más importante; al igual que ocurre con el resto de obras protegidas, los programas informáticos gozan de protección desde el hecho mismo de su creación, sin la necesidad de proceder a su registro. La inscripción registral es por lo consiguiente declarativa y no constitutiva.

 

Anuncios