Actualmente cuando un empresario emite una factura a su cliente con su correspondiente IVA tiene que tributar por ella, aunque no haya cobrado nada de ella. Por otro lado, si este mismo empresario recibe una factura de un proveedor con su correspondiente IVA, también tributa aunque el empresario en cuestión todavía no la haya pagado. Al trimestre realiza su liquidación. Paga a Hacienda la diferencia resultante entre las facturas emitidas y las facturas recibidas. Si esa diferencia es negativa puede compensarla con el trimestre siguiente.

Imagen

Con el IVA de Caja, el empresario no tiene que adelantar el IVA de las facturas no cobradas pero tampoco puede deducirse las facturas de los proveedores que no haya pagado. Por lo tanto, el IVA soportado no lo podrá deducir, hasta que no esté pagado.

En términos generales este régimen especial, que tiene efectos desde el 1 de enero de 2014, supone que  el impuesto se devenga en el momento del cobro total o parcial del precio y que el derecho a la deducción de las cuotas soportadas nace en el momento del pago total o parcial del precio.

Aplicación del régimen

Este régimen especial será aplicable a los sujetos pasivos cuyo volumen de operaciones –realizadas en el territorio de aplicación del impuesto- en el año inmediato anterior sea inferior a 2.000.000 de euros.

Los sujetos pasivos que cumplan con los requisitos establecidos anteriormente y quieran optar por el  régimen especial de criterio de caja deberán ejercitar su derecho, de forma expresa.

 La opción deberá ejercerse:

− Con la presentación de la declaración de comienzo de la actividad, siendo aplicable el régimen en el año en curso en que se inicie la actividad económica.

− En el resto de casos, mediante la correspondiente declaración censal, durante el mes de diciembre anterior al año natural en el que deba surtir efecto.

No se establece un periodo mínimo de permanencia en el régimen una vez ejercitada la opción por el mismo. Se entiende prorrogada salvo renuncia o exclusión de este régimen.

Quedan excluidos del régimen:

− Los sujetos pasivos cuyos cobros en efectivo respecto de un mismo destinatario durante el año natural superen 100.000 euros.

− Los sujetos pasivos cuyo volumen de operaciones durante el año anterior haya superado los

2.000.000 de euros.

Operaciones excluidas del régimen:

La opción por el sujeto pasivo de aplicar este régimen determinará su aplicación para todas sus operaciones excepto:

− Las acogidas a los siguientes regímenes especiales: simplificado; de la agricultura, ganadería y  pesca; del recargo de equivalencia; del oro de inversión; el aplicable a los servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.

− Las entregas de bienes exentas (exportaciones de bienes, operaciones asimiladas a las exportaciones, zonas francas, depósitos francos, regímenes aduaneros y fiscales, entregas de  bienes destinados a otro Estado miembro).

− Aquellas en las que sea aplicable la inversión del sujeto pasivo.

− Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.

− Las importaciones y operaciones asimiladas a las importaciones.

− El autoconsumo de bienes y las operaciones asimiladas a las prestaciones de servicios.

Contenido del régimen

Repercusión: la factura se emitirá con IVA, pero se devengará en el momento del cobro.  

La inclusión en este régimen trae parejas obligaciones extras no sólo a aquellos que voluntariamente soliciten acogerse a este criterio de doble caja sino también a aquellos destinatarios de operaciones de  profesionales o empresarios que se hayan acogido al mismo:

− Para quienes se acojan a este régimen especial, en el libro registro de facturas expedidas deberá añadirse, además de la información obligada para todo profesional, las fechas del cobro, parcial o total, de la operación, con indicación por separado del importe correspondiente, en su caso, así como la cuenta bancaria o medio de cobro utilizado, que pueda acreditar el cobro parcial o total de la operación.

− En el libro registro de facturas recibidas tanto quienes se acojan al régimen especial del criterio de caja como cualquier destinatario de operaciones afectadas por el mismo deberán incluir la información descrita en el punto anterior.

− El modelo 347 de declaración de operaciones con terceros también se verá a afectado por este régimen ya que tanto quienes se acojan al régimen especial del criterio de caja como cualquier destinatario de operaciones afectadas por el mismo deberán incluir en su declaración anual de forma separada, además de los importes devengados en el año natural conforme al criterio de devengo los importes devengados conforme al criterio de caja.

− Las facturas emitidas por el acogido a este régimen contendrán la mención de “régimen especial del criterio de caja”.

Recuerda que el último día para acogerte a este régimen durante el ejercicio que viene es el 31 de diciembre del año en curso, y que en caso que lo necesites o creas conveniente podrás volver al régimen normal.

FOTOS: <a href=”http://www.foto-gratis.es”>Foto Gratis</a>

Anuncios