Después de acabar el magnífico libro de Marketing Jurídico de Eugenia Navarro (@eugenianavarros ,consultora en marketing jurídico y estrategia de despachos profesionales) quería compartir con todos vosotros los cinco conceptos básicos que más me han llamado la atención. Ha sido para mí un reto descubrir todo lo que nos queda por hacer en el sector legal para ofrecer además de un servicio profesional, un servicio cargado de calidad humana.

Muchos compañeros abogados, cada día más,  están preocupados por conocer mejor a sus clientes, la forma de llegar a ellos y satisfacer sus necesidades. En este libro pondrán encontrar todo lo que están buscando: técnicas de gestión, planes de negocio, acciones promocionales, orientación al cliente, estrategia de comunicación, creación de marca personal y de despacho,etc.

Os lo recomiendo, felicidades Eugenia por el libro y muchas gracias por compartirlo con nosotros

Imagen

Para mí estos son los 5 conceptos básicos que debemos grabar a fuego:

1.- El marketing  jurídico no es una técnica de venta, ni un creador de necesidades, ni exclusivo del departamento de marketing, ni sólo de los grandes despachos, ni se trata de publicidad y no necesariamente va acompañado de un gran presupuesto.

2.- El marketing jurídico es un facilitador de la generación de negocio sostenible en el tiempo. El abogado del siglo XXI ha de conocer el negocio de su cliente,e involucrarse en las decisiones, se busca el compromiso en el asesoramiento. No se trata de informar, la información está al alcance de todo el mundo, los contratadores de servicios jurídicos no buscan información, si no, criterio legal.

3.- Es una herramienta para adaptar la oferta a la demanda. La épocas de bonanza han admitido errores en los procesos de gestión, pero la falta de una buena gestión en periodos de crisis pueden ser el fin de un despacho. Estamos en un ciclo de recesión económica en el que la optimización de la gestión se convierte en una ventaja competitiva, porque permitirá ser más rentable y ajustar precios.

4.- En definitiva una filosofía en la que toda organización se orienta al cliente. Nos encontramos ante un nuevo paradigma en el merado legal. Para poder mejorar en la gestión, el abogado necesita completar su formación técnica legal con aquellas herramientas de management que le puedan ayudar a gestionar de la manera más eficaz posible su unidad de negocio. Así, el abogado debe incorporar la gestión no como algo extra a su profesión , si no como parte fundamental de la misma.

5.- Se trata así de una buena herramienta para desarrollar una estrategia de comunicación y así trasmitir los valores de la marca. La marca en servicios profesionales proporciona un paraguas en la venta, ya que se asocia a unos determinados valores como pueden ser: el prestigio, reputación,etc.  Es por ello que la desunión de las firmas de los socios fundadores para la creación de marca es el paso más difícil y estratégico que han de superar los despachos para su crecimiento. La relación entre la marca corporativa y la personal puede ser beneficiosa, pero siempre que exista compromiso en ambos sentidos.

Anuncios